saltar al contenido | accesibilidad | buscar | mapa del sitio

Entrevista con Humbrerto Zurita

humbertozurita_ttr_13 (6K)

Humberto Zurita - director de " Severa Vigilancia" - Foto: Revista Siempre!

"Humberto Zurita, ha alcanzado ya la estatura de ser uno de los directores más sólidos del actual panorama teatral mexicano."
Otros articulos: Severa Vigilancia| El autor y su obra| La puesta en escena y el reparto

En entrevista con Siempre!, Zurita se refiere a la personalidad literaria de Genet, de donde inicia su incisiva interpretación como director a Severa vigilancia

Al estar muy ligada la vida de Genet - explica - , en tanto novelista y dramaturgo, a su vida particular, privada, turbia, oscura, nacen a una luz universal sus inquietudes, lo que a él lo hacía vivir, y lo que él, en muchas formas, reconsidera de la vida. Entonces, entiendo que Genet aportó una visión que de lo sórdido hace poesía. Sus experiencias dentro de las cárceles, dentro del mundo marginado (ese submundo que no pertenece en apariencia a lo que es nuestra sociedad) Genet lo llevó (con esa honestidad que le caracteriza y esa verdad, esa hombría, ese desenfado) a expresar la repuslión que le provocaban los valores pretensamente inamovibles".

"Genet - abunda Zurita - estiraba todos los hilos existenciales para poder cautivar a un ser humano que podía llegar a ser el modelo de una sociedad distante a la que nos cobija como entes civilizados. Veo al artista Genet saliendo, en el presidio, a su lugar de recreo: nada más que un patio de concreto donde rondan presos como sonámbulos. Este cuadro, sin embargo, el poeta Genet no lo pinta así: ahí ve flores, aspira perfumes... Lo transformaba todo, porque para él esos seres humanos, en su interior, tenían la capacidad de supurar los más álgidos valores que reivindican la existencia".

La homosexualidad de Genet, real

Del elemento homosexual, preponderante en toda la obra genetiana y que el director no evade en modo alguno en su lectura de Severa vigilancia, argumenta: "Frente a Genet, más que cualquier cosa, lo que me atrajo fue su vida; el hecho de que, en su literatura no inventara nada, de que a partir de sus experiencias cotidianas, vitales, forjara todo un universo y propusiera una estética. En este sentido, lo relaciono con Eugene O’Neill quien empezó siendo un escritor mediocre, tibio, pero que, cuando de pronto asume su vida a través de su dramaturgia, y ahonda en su historia familiar, logra obras maestras, grandes, porque él está ahí, autoinmolado".

"A mí ese tipo de actitudes - indica el primer actor - me revelan honestidad humana y creativa; marcan la autenticidad en un artista y, cuando un escritor aborda las cosas de esa manera, pues creo que tiene algo qué decir. No hay ficción, pues, para inventar psicologías de personajes o sociedades, porque las realidades, la verdad particular del creador se vuelve algo así como un espejo de universalidad".

Y la homosexualidad de Genet, ¿era una verdad? "Por supuesto - enfatiza categórico Humberto Zurita - , era su gran verdad. En toda su obra habla de ello como algo palpitante, inmediato, fundamental. La homsexualidad de Genet marcaba su congruencia ante la vida, dato que es muy importante para su creación y para la creación de cualquier artista que sepa plantarse ante la verdad de sí mismo. Genet, en el momento en que se descubre homosexual, descubre una riqueza".

"Y es que - agrega - , como dijo Shakespeare: «sólo la naturaleza está por encima del arte» y Genet, al aceptarse homosexual, en lugar de sentir una limitación se siente expandido. Siempre se comenta superficialmente, si uno va a montar una obra de Genet «que lo homosexual no es lo importante». Y yo siempre me he negado a eso. ¿Cómo no? Es lo más importante porque de ahí se derivan todas sus revelaciones contra los tabúes. Los suyos son personajes que, a través de abismarse en la soledad, se ven inmersos en relaciones donde no existen tapujos ni falsos prejuicios y esto conforma personajes teatrales muy grandes".

"Severa vigilancia - precisa - traza y desencadena una lucha por el poder en un pozo de soledades, desatando la necesidad impostergable que tiene el ser humano de sentirse amado y vivo, de vencer la marginación a través de la validación del cuerpo y la energía".

¿Y, por qué no?, completaríamos nosotros: de la liberación del espíritu en plenitud. ■

Dejame un postit! | Correo Gonzalo Valdés Medellín |Revista Siempre! |Entrevista |20.06.2004