saltar al contenido | accesibilidad | buscar | mapa del sitio

Severa vigilancia - El autor y su obra

humbertozurita_ttr_12_01 (5K)

Jean Genet(1910-1986) - Diseño de Jean Cocteau.

Seis días después de recibir el manuscrito de Nuestra señora de las flores, de Genet, Jean Cocteau escribió en su Diario:
"Subrayo que en este libro no existe el deseo de escandalizar. La mano que lo escribe es inocente, libre de toda moderación. El poema "El hombre condenado a muerte" estaba relacionado con otros poemas. Este libro posee la soledad y la trémula luz de una estrella negra. "
Otros articulos: Severa Vigilancia| Entrevista con Humberto Zurita - director de " Severa Vigilancia" | La puesta en escena y el reparto

Nacido el 19 de diciembre de 1910 en París, Genet era hijo ilegítimo de una prostituta. Una familia campesina lo adoptó únicamente por la pensión que el gobierno le otorgaba.

Fue sorprendido robando a la edad de diez años, denunciado como ladrón por un vecino y expulsado del hogar por su familia adoptiva cuando todavía era un chico.

Durante toda su adolescencia y hasta unos treinta años después hubo de enfrentarse a una larga serie de procesos por robo y prostitución homosexual.

"Tenía dos sentimientos mezclados. Por un lado, hambre verdadera, cuando tu estómago te está gritando por comida. Y luego el juego de robar, que es más divertido que contestar preguntas de la BBC", deslizó el dramaturgo con punzante ironía, frente al equipo que lo estaba entrevistando. "Cuando la policía me agarró fue como caer al abismo. Hay que pagar por todo, incluso por el placer de robar", sentenció el escritor.

A los 15, Genet fue trasladado a un reformatorio en Mettray, uno de los más severos en Francia. "Me mandaron porque viajé en tren sin pagar pasaje", aclaró. Cuando, en fue preguntado, seis meses antes de su muerte si su vida hubiera sido completamente distinta de haber pagado el pasaje, Genet se despachó con gusto: "¿Usted cree en Dios?". El periodista, sorprendido por la reacción del escritor y el cambio de roles, respondió con un tímido "a veces". "Entonces pregúntele a él si mi vida hubiera cambiado", agregó Genet. "El amor no comenzó con un muchacho sino con 200, uno después del otro", enfatizó con notable regocijo. "Tuve mi primer sentimiento sexual a los 13 o 14 años, ¿cómo podría a esa edad hacer una posición política de la homosexualidad?", reflexionó el dramaturgo. Durante el reportaje estuvo implícito lo que Sartre decía sobre Genet: "Si se lo acorrala, estallará en carcajadas y confesará sin dificultad que sólo intentaba escandalizarnos aún más".

En 1947, al haber sido ya detenido diez veces por robo, fue condenado a cadena perpetua.

"Creo que en mi record criminal hay 14 condenas por robo. Me sentí un pobre ladrón porque siempre fui atrapado. En la cárcel estaba convencido de que nadie iba a leer mis libros. Pero resultó que había algunos lectores"

Novelista, poeta y dramaturgo francés, cuyas obras, tomando como referencia tanto los aspectos pintorescos como grotescos de la existencia humana, expresan una profunda rebelión contra la sociedad y sus convenciones. Mientras estaba en la cárcel, Genet escribió y publicó varios libros, y su creciente prestigio literario movió a un amplio grupo de autores franceses a pedir su liberación, (entre ellos Jean-Paul Sastre y Jean Cocteau) que finalmente fue concedida en 12 de agosto de 1949 por el presidente de Francia, Vincent Auriol. La primera novela de Genet, un trabajo autobiográfico acerca de la homosexualidad y la vida en los bajos fondos, fue Nuestra Señora de las flores (1944).

"Nuestra señora... " fue considerada por Jean Cocteau una "duda literaria tan brillante como la de Rimbaud o Baudelaire". Jean-Paul Sartre le consagró un libro de 700 páginas, San Genet, actor y mártir, un texto que levantó polémica entre los moralistas más exacerbados.

Entre sus novelas posteriores se cuentan "El diario de un ladrón" (1949), "El milagro de la rosa" (1951) y "Pompas fúnebres" (1953). Su prosa se caracteriza por su gran cantidad de imágenes líricas y por el empleo del lenguaje propio de los bajos fondos. En 1947 Genet volvió a escribir teatro, medio en el cual llevó a cabo sus obras más impactantes. Su primera obra, Las criadas (1947), una de las más exitosas de su autor, marcó su entrada en el movimiento llamado el teatro del absurdo. En esta obra, dos criadas se van turnando para interpretar el papel de su señora, buscando sus identidades en un medio que fluctúa sin cesar entre la realidad y la fantasía. Genet explora en su propia manera los complejos problemas de identidad que después preocuparían a dramaturgos como Samuel Beckett y Eugene Ionesco.

En "Estricta vigilancia" (1949), "El balcón" (1957), "Los negros" (1959) y "Los biombos" (1961), obras incentivadas por la pasión desbordante, Genet utilizó frecuentemente el cambio de papeles y la inversión entre el bien y el mal, como técnicas para subrayar la falsedad de los valores sociales y políticos.

Escribió los libros de poemas "El condenado a muerte" y "Marcha fúnebre".

Dirigió también "Un canto de amor" (1950), que se convirtió rápidamente en una película de culto para los homosexuales

Todas las obras de Genet expresan su profunda simpatía hacia los desheredados y los marginados de la sociedad, expuestos como se encuentran a los siempre omnipresentes sexo, delito y muerte. Contienen invariablemente rituales, crueldad y la convicción del autor acerca de lo absurdo de los conceptos morales. Aunque sus escritos fueron considerados al principio como pornográficos, Genet fue definido muy pronto como un existencialista preocupado por los problemas de la identidad y la alienación, y ha sido reconocido como uno de los más importantes escritores del siglo XX. En 1983 se le concedió el Grand Prix National des Lettres, el premio nacional de las letras francesas.

Jean Genet fue enterrado el 25 de abril de 1986 en Larache (Marruecos), en un viejo cementerio español, mirando al mar, como era su deseo.  ■

*** |www.islaternura.com; www.geocities.com/laespia/home; www.epdlp.com;Periodico: Jornada Semanal |Articulo | 15.06.2004


Severa Vigilancia

humberto_zurita_ttr_12_02 (11K)

Dibujo personal

La obra, "Severa Vigilancia" escrita en 1949, tiene mucho de autobiográfica.

La historia es cruda: tres jóvenes delincuentes homosexuales encarcelados en una misma celda. Uno de ellos (Ojos Verdes), a la espera del dictado de su sentencia de muerte por asesinato. Otro (Lefranc), encarcelado por robo, próximo a quedar libre en unos días. El tercero (Mauricio), también en prisión por robo. Le restan treinta días de condena.

Los personajes se atormentan por lo que sucede dentro y fuera de las rejas y están dominados por los celos, el odio y los sueños de libertad. Todos están a punto de abandonar la prisión, pero intentan a toda costa demostrar quién es el más fuerte

Junto con la sexualidad presente y prohibida, latente entre ellos y reprimida, se instala en el devenir de la celda una violencia sorda, casi disimulada, manipulada que desembocará en un nuevo asesinato…

La historia transita zonas de humor, de deseo, de acidez, de reflexión, de cotidianeidad y hasta de ternura. La celda se convierte así en una imagen cargada de libertad negada, de reconocimiento negado: de algún modo espejo de un tejido social opresivo y excluyente.  ■

*** |Revista Siempre.com.mx; Periodico: El siglo de Torreón |Articulo|01.06.2004-20.06.2004

Dejame un postit! | Correo