saltar al contenido | accesibilidad | buscar | mapa del sitio

Christian Bach -'El beso de la mujer araña'

humbertozurita_ttr_01c (20K)

Christian Bach es - 'la mujer araña'

Christian Bach - Vuelve sus sueños realidad.
Conseguir, intentar, luchar, trabajar, tejer una telaraña donde atrapar los sueños y volverlos realidad. Esa ha sido la vida de Christian Bach que esta vez se transforma en mujer araña, convirtiéndose en el sueño de dos prisioneros y en el único símbolo de libertad con que cuentan: su imaginación, el amor y la muerte. Este artículo apareci en mayo 1997. Desde entonces Christian Bach se implico en varios proyectos, el mas reciente la película 'Ángel Caído'.
En 2008 sea posible aparecer en una nueva telenovela, junto con su marido Humberto Zurita, bajo la producción de Adriana Barraza.

La comedia musical El Beso de la Mujer Araña cumplió ya las 100 representaciones ganando varios premios como la Mejor Producción del 96 y Mejor Musical Extranjero.

Christian por su parte, se llevó el premio a la Mejor Actriz de teatro y comedia musical.

Pero detrás de todo esto están tres años de planeación, de incertidumbre, de valentía por traer e invertir en México lo que pocos (o más bien ningún productor) había hecho.

C.B.: "Yo te dije una vez que no todo lo comercial es bueno, pero si que todo lo bueno es comercial", me dice la actriz.

C.B.: "Nosotros, desde que empezamos a producir hace 15 años, hemos tocado temáticas importantes que siempre serán las mismas: la vida, el amor, la infidelidad, la pareja, los hijos y la muerte. Recurrimos a autores importantes de diferentes géneros y nos convertimos en un puente entre ellos y el público. La gente nos sigue por lo mismo, porque sabe que le vamos a presentar, independientemente de que le guste o no, una temática interesante y una producción de calidad.

C.B.: "Hacer esta obra fue muy complejo desde un principio, muy cara. Hemos invertido junto con Tina Galindo de Televiteatros, 250 mil dólares, y tenemos un gasto fijo semanal de 120 mil pesos. Pero hemos agotado las 800 localidades del teatro de los Insurgentes desde que empezamos. Para julio próximo esperamos recuperar la inversión."

C.B.: "Sí, decidimos hacerla por dos razones: porque plantea el aislamiento en el que vivimos a veces los seres humanos y la necesidad de relacionarnos con los demás, y por presentar al amor como un sentimiento universal capaz de brincar las barreras de los sexos, condición social e ideologías".

¿A lo largo de tu carrera en teatro, cuál es el papel que más te ha gustado hacer?

C.B.: "No te podría decir porque lo importante como actriz es el registro actoral que tenga. Hacer tragicomedia, drama o comedia musical implica un registro amplio. Me encantó hacer Crímenes del Corazón, pero la comedia musical me gusta porque es más completa"

¿Que género se te ha hecho más difícil?

C.B.: "Cada personaje tiene su complejidad. Para hacer un musical tienes que saber bailar, actuar y cantar, porque no puedes aprender a bailar en dos días, ni a cantar tampoco. Hay actores que se encasillan en un tipo de género, a mi me gusta hacer todos".

C.B.: "El personaje de Aurora que hago en esta obra me gusta mucho, a uno siempre le gusta ser el sueño de un hombre, y yo vivo en la mente de uno de los personajes. Soy la parte onírica, el respiro de lo que estos personajes viven. El beso de la mujer araña es la muerte. Esa cercanía tan común en la cultura mexicana."

C.B.: "Me acuerdo cuando llegué a México y me hicieron el honor de dedicarme una esquela de Día de Muertos y yo pensé, '¡Qué cosa más horrenda, mejor tengo que volver a mi país!' Después me di cuenta que fue una muestra de cariño, ahora hago mi altar cada año. En definitiva, todos vamos a besar a la muerte, todos nos vamos a morir, lo importante no es morirte sino como te mueres. Ese es el juicio final al que nos enfrentamos en el último momento, cuando tenemos que hacer el balance de nuestra vida."

Viendo la muerte desde ese punto de vista, ¿a qué cosas le tienes miedo?

C.B.: "Me dan miedo las enfermedades en mis hijos, porque mi profesión es intrascendente a fin de cuentas. Trascendente sería que inventara yo una vacuna; lo que yo hago entretiene pero nada más. Me preocupa el SIDA, el cáncer, tenerme que enfrentar a la impotencia de no poder hacer nada. Lo demás es circunstancial porque lo que hoy resulta tan importante, cuando el tiempo pasa te ríes".

Cuéntame de tu faceta como productora...

C.B.: "Es algo inherente a mí, aunque no lo hacía. Ustedes conocen los proyectos cuando ya están. La obra que presentamos ahora, tomó 3 años de planeación. Ahora ya tenemos nuevos planes. Quizá lo próximo que montemos sea La Gata en el Tejado Caliente".

¿No te pone nerviosa tanta actividad?

C.B.: "Soy terriblemente nerviosa, explosiva y visceral. Yo sé que no son virtudes pero a estas alturas de mi vida, no creo poderlas cambiar si no lo logré antes. Con el tiempo creo que voy a ser peor. Digo lo que pienso aunque no deba de hacerlo, pero a la gente que me conoce ya no le importa. Soy pasional y muy tenaz ".

¿Cómo te acoplas con Humberto para trabajar?

C.B.: "Muy bien porque los dos pretendemos lo mismo: una carrera para toda la vida. Nos inquietan cosas similares. Tenemos valores familiares esenciales muy semejantes. Nos llevamos trabajo a la casa, mis hijos participan. El chiquito de mis hijos estaba muy emocionado porque pensó que iba yo a ser la esposa del hombre araña y que me iba a disfrazar de azul y rojo para escalar por las paredes. Por otra parte soy 'workoholic'. Humberto a veces me dice, '¡bueno, ya!', porque soy como cuchillito de palo y no me doy por vencida fácilmente. Si no consigo lo que quiero por lo menos sé que no quedó por mí, porque en esta vida si no tienes bien puestos los pantalones, no logras nada. En los momentos tremendos y para superar los nervios, hay que sacar la casta. ¡No hay de otra!"

C.B.: "Cuando planeábamos esta obra fue tan difícil y yo insistí tanto en hacerla que, una noche, estando los dos en la cama, de plano le dije, 'si quieres no la hacemos', aunque ya estábamos metidos hasta el cuello, y Humberto me contestó: 'Si la vamos a hacer'. ¡Y la hicimos!" ■

Dejame un postit! | Correo Carmen Amescua |Grupo Reforma |Entrevista |11.05.1997