saltar al contenido | accesibilidad | buscar | mapa del sitio

Vive la libertad de un presidente

humbertozurita_org_11 (13K)

Humberto Zurita y Rebeca de Alba
Foto: Periodico: El Norte

Si antes sufría de insomnio, hoy Humberto Zurita simplemente no puede dormir por pensar en cómo alcanzar sus metas al frente de la ANDI 

La libertad para Humberto Zurita ha sido parte medular de su existencia, y con esta convicción recorre caminos y afronta los retos inundando de pasión cada acto que emprende, cada minuto por vivir.

Sólo así se puede tener la certeza de saber qué responder a esa inevitable pregunta que nos toma por rehén en los momentos más determinantes de nuestra historia: zY ahora qué sigue en mi vida¡, y nos libera solamente cuando comprendemos la simplicidad de su respuesta: la vida misma. Desde hace unos meses Zurita ocupa la Presidencia de la Asociación Nacional de Intérpretes, un organismo que recauda las regalías generadas por la repetición de
videogramas y fonogramas para entregárselas después a los intérpretes afiliados a esta institución.

R.A.: En esta nueva tarea como presidente de la ANDI, me decías antes de empezar esta entrevista que te sientes como un principiante dispuesto a aprender...

H.Z.: Sí, sí, me siento un principiante, porque yo estaba alejado de estas instituciones, de nuestro sindicato, de nuestras asociaciones, del derecho de autor y bueno, por destino o circunstancias nos acercamos a las cosas.

R.A.: En las distintas disciplinas donde te has desarrollado se te reconoce como una persona que hace las cosas bien.

H.Z.: Lo que hago me gusta hacerlo bien, a veces lo logro, a veces no. Hoy estoy al frente de esta institución, representando a los companeros, negociando por ellos con base en la ley y el derecho.

R.A.: ¿Cómo funcionan estas leyes?

H.Z.: Hay una ley que es la nuestra: la Ley Federal del Derecho de Autor, de la cual, nosotros nacemos con un derecho conexo a los autores, compositores, y entonces los artistas intérpretes se convierten en la ANDI, y eso es lo que somos.

R.A.: ¿Cuándo aceptaste tu cargo como presidente de la ANDI¡ zEn qué condiciones la encontraste?

H.Z.: Bueno, si algo le falta a este país es la cultura de la planeación, no estamos acostumbrados a fincarnos objetivos.

R.A.: ¿Cómo llegaste a ser candidato para ocupar este puesto?

H.Z.: Yo llegué a la ANDI porque me invitaron.

R.A.: Para este cargo se necesita a una persona transparente, fuerte...

H.Z.: Creo que básicamente buscaban a una persona que fuera
honesta, recta, que manejara una cierta ética...

R.A.: Aquí quiero tocar el punto integridad porque dentro y fuera del medio artístico a todos nos ha quedado claro que en tu ética de vida existen el respeto, la confianza y la responsabilidad, tanto en tu vida profesional como en tu vida privada.

H.Z.: Simplemente he sido íntegro conmigo mismo, en lo que yo he querido ser sin afectar a terceros y siempre en la libertad de ser, porque para mí el reto esencial del hombre es su libertad; si esto se traduce en rectitud y honestidad... entonces yo creo que eso se refleja en esos adjetivos que tú nombraste. Finalmente son 25 anos de estar en este negocio, de trabajar con y para el gremio.

R.A.: ¿Cuál fue el principal problema que tuviste que enfrentar al tomar tu cargo?

H.Z.: La división entre nosotros mismos, la falta de unión. Imagínate, somos 9 mil integrantes.

R.A.: Ante este panorama, zcuál es tu principal propósito¡

H.Z.: En lo que se refiere a la institución, ver cuáles son sus fortalezas, sus debilidades, sus amenazas, sus oportunidades; conocer su estructura fundamental para poder llegar al resultado que es la buena cobranza.

R.A.: Los aspectos administrativos y jurídicos están llenos de leyes, ¿te sientes cómodo en este nuevo lenguaje¿

H.Z.: Poco a poco me he ido encontrando con las leyes y esto me apasiona, estoy seguro de que cuando yo termine, voy a ser un experto en la materia de Derecho de Autor.

R.A.: ¿Dirías que has encontrado otra pasión en tu vida?

H.Z.: Sí, esto es muy bueno para mí, ir encontrando motivaciones para estar vivo, para estar activo, para tener algo por qué levantarme todos los días, aparte de lo que ya tengo. Ahora he encontrado lo que decía hace rato, la política de ganar, de sumar y sumar.

R.A.: ¿Te has encontrado con alguna amenaza fuerte?

H.Z.: Sí, pero frente a las amenazas siempre hay oportunidades. La amenaza más fuerte para mí son las leyes existentes a las cuales pretendemos hacerles una modificación porque lesionan nuestros intereses.

R.A.: ¿De qué forma te impacta a nivel personal esta tarea? ¿Qué sentimientos te provoca?

H.Z.: Yo quiero que esta relación con la ANDI sea como el amor; es decir, como cuando uno amó y lo amaron uno no puede separarse por completo de ese algo o alguien, porque aún transformado siempre va a existir. Aunque las cosas cambien y no podamos permanecer, es importante que siempre te recuerden con amor, por tus acciones, por lo que eres y lo que hiciste. Siempre he tenido problemas para dormir y mi cabeza desde hace tres meses sólo está en la ANDI, en las noches y cuando logro dormir, al despertar.

R.A.: ¿En qué piensas en esos momentos?

H.Z.: Pienso en qué puedo hacer por la ANDI, en cómo alcanzar mis metas. Es algo que ha logrado perturbarme y hacía tiempo que ya nada me perturbaba de esa manera. Fue como haber encontrado una nueva vocación.

R.A.: Y de seguir aprendiendo continuamente...

H.Z.: Pues sí, aunque yo esto no lo busqué, me cayó del cielo. Y será mi prioridad en este momento hasta que no lo estructure y lo haga mío. Me gustaría alcanzar mis objetivos a corto plazo, y renunciar a la institución en dos o tres anos dejándoles el 300 por ciento de como yo la tomé. Porque lo demás se convierte en grilla, política, intereses de otro tipo, yo no estoy buscando una plataforma para irme de la ANDI a la ANDA, y luego ganar una diputación.

R.A.: Tú quieres armar el rompecabezas y dejarlo nítido y transparente...

H.Z.: Estoy tratando de hacer una institución ágil, moderna, en convertir a la ANDI en un líder mundial como sociedad en gestión que represente dignamente a artistas e intérpretes y les dé a ganar lo que se merecen.

R.A.: Podemos decir que el talento en general está bastante desprotegido. zSerá quizá porque ignoramos para qué sirve esta institución¡

H.Z.: Por un lado, falta información y, por otra parte, no la hemos apoyado y lo más grave es que la ignoramos. Es muy curioso, todos queremos cobrar porque conocemos nuestros derechos, pero sería importante concientizar también a los intérpretes acerca de sus obligaciones.

R.A.: ¿Cuáles son los apoyos que han sido básicos para ti como actor?

H.Z.: Únicamente mi trabajo y creo que he tenido mucha suerte de tenerlo continuamente. Incluso si yo me tuviera que definir lo haría como un trabajador, ni siquiera como actor, un trabajador al que a veces le va muy bien y a veces muy mal. Es una lucha continua, pero yo creo en lo que dice León Felipe en ese sentido: "Dios es el gran cazador que espera y el hombre su sabueso" y lo que importa no es la caza si no la búsqueda, la angustiosa búsqueda porque eso es la vida, una búsqueda que se puede volver angustiante si no logras lo que quieres y te frustras ■

Dejame un postit! | CorreoRebeca de Alba |Periodico: El Norte |Entrevista |23.09.2001


<